Reseña CUANDO ACABA EL SILENCIO

«Al acabar el quinto curso del conservatorio y dar su último concierto, Marina se ha quedado vacía de pasión, todos sus miedos la han vencido y el peso de los últimos meses la ha hundido por completo. Los aplausos del público ya no son suficientes para acallar lo que sufre por dentro.

Después de todo por lo que ha luchado y los años invertidos en mejorar, tocar la flauta travesera no tiene ningún sentido y su vocación queda hecha añicos. Lo único que importa es que se siente sola, que su vida se encuentra al borde del precipicio y que no quiere seguir intentándolo más.

Sin embargo, puede que no todo esté perdido.
Quizá la amistad, el amor y la música no se hayan terminado para ella.
Quizá el verano le reserve algunas canciones que aún pueda tocar.
Quizá todo mejore justo cuando acaba el silencio».

Por lo general, me cuesta mucho dar cinco estrellas a los libros que leo, pero con la historia de Lidia lo he tenido claro desde el principio, casi desde que lo compré en la preventa. Estaba segura de que me encontraría con una novela que pulsaría las teclas de mi corazón y me haría vibrar. Y eso ha hecho.

No puedo quedarme con un solo aspecto del libro: la trama, los personajes (bendita Elsa), la escenificación, la maquetación, el mimo que se respira en cada página… No puedo definir con una sola palabra esta obra llena de amor, amistad, superación y dos mensajes clave: NO a las relaciones tóxicas y SÍ a la salud mental.

En ‘Cuando acaba el silencio’ conoceremos a Marina, una chica de veinticinco años con una vida normal y una visión de futuro muy clara: dedicarse a la música con su flauta travesera. Las cosas se complican cuando Dani, su novio, comienza a comportarse de una forma nada sana ni aceptable. Él y Marina viven en una relación que perjudica a todo el mundo, pero sobre todo a ella y a su mejor amigo, Héctor. No es hasta que aparece Elsa cuando las cosas comienzan a mejorar un poco para nuestra protagonista, aunque no os voy a contar cómo; para eso tendréis que leer la novela.

La pluma de Lidia es ligera, fluida y adictiva. La historia de Marina es un compendio de sentimientos a flor de piel, de emociones y de lecciones. No solo la recomiendo por disfrutar de ella, sino porque puede ser la lectura perfecta para quien esté pasando por lo mismo que Marina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + siete =