Reseña EL MAPA DE LOS ANHELOS

«¿Y si te diesen un mapa para descubrir quién eres?

¿Seguirías la ruta marcada hasta el final?

Imagina que estás destinada a salvar a tu hermana, pero al final ella muere y la razón de tu existencia se desvanece. Eso es lo que le ocurre a Grace Peterson, la chica que siempre se ha sentido invisible, la que nunca ha salido de Nebraska, la que colecciona palabras y ve pasar los días refugiada en la monotonía. Hasta que llega a sus manos el juego de El mapa de los anhelos y, siguiendo las instrucciones, lo primero que debe hacer es encontrar a alguien llamado Will Tucker, del que nunca ha oído hablar y que está a punto de embarcarse con ella en un viaje directo al corazón, lleno de vulnerabilidades y sueños olvidados, anhelos y afectos inesperados. Pero ¿es posible avanzar cuando los secretos comienzan a pesar demasiado? ¿Quién es quién en esta historia?».

Imagina lo que es ver cómo desaparece el motivo por el que naciste. Imagina lo que es abrir un libro y encontrarte con una protagonista tan rota que incluso te rompe a ti mismo/a. E imagina lo que se siente cuando descubres que, en parte, todos estamos tan rotos como Grace Peterson.

Alice Kellen nos trae El mapa de los anhelos como una lección de vida, un recuerdo de que no podemos olvidarnos de vivir, como le dijo Dumbledore a Harry cuando encontró el espejo del Oesed. Grace Peterson, la protagonista de esta historia, atraviesa por un duro duelo tras la muerte de su hermana Lucy. Sin embargo, ella le tiene preparada una sorpresa póstuma: un juego completamente original con una serie de casillas que le plantearán una serie de retos a superar. Por suerte, no estará sola: Grace contará con la ayuda de Will Tucker, un desconocido que, quizás, no lo sea tanto en realidad.

Creo, sin lugar a dudas, que el trabajo de Alice sobre Grace es digno de estudio. La protagonista ha vivido siempre a la sombra de su hermana debido a la enfermedad que esta padece. Desde su nacimiento, Grace ha sido testigo de cómo sus padres le encomendaban su cuidado a su abuelo. Grace asumió desde el principio su papel secundario en la familia y dedicó todos los años que su hermana vivió a hacerle más fácil la existencia. Es una chica más fuerte de lo que piensa. La visión que tiene de sí misma no se parece en nada a la realidad que ven Will y su familia, pero tendrá que aprender a aceptarla y a amarse poco a poco.

Respecto a Will, me siento bastante identificada con él, en el sentido de que sabe qué decirle a Grace y cuándo respetar sus silencios y su distancia, pero luego es incapaz de curarse a sí mismo o de permitir que otros le ayuden a hacerlo. Tiene muchas cosas de su pasado con las que reconciliarse, secretos que le oculta a Grace por miedo a que le vea como el monstruo que cree que es. Es un personaje tan complejo como adorable, al que te dan ganas de achuchar con fuerza.

Aunque los padres y el abuelo de Grace son dignos de mención, no quiero dejar atrás a Lucy, la causante de que los caminos de la protagonista y Will se encontrasen. La conoceremos a través de los recuerdos de Grace y veremos que era tan dulce como valiente. Seamos sinceros/as: ¿quién no se vendría abajo sabiendo que le queda poco tiempo de vida?

Conocí a Alice a través de El día que dejó de nevar en Alaska. En ese momento, me rompió el corazón, y ha vuelto a hacerlo con la ternura de El mapa de los anhelos. Me ha arrancado lágrimas, suspiros y risas. He tenido el corazón encogido todo el tiempo, incluso cuando Grace estaba bien consigo misma.

Esta es una de esas lecturas que curan el alma y te recuerdan que no podemos cambiar el pasado, que el futuro es incierto, pero que está en nuestras manos hacer algo con nuestro presente.

Enlace de compra: El mapa de los anhelos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + diecinueve =