Reseña, Heartstopper 4. Más que palabras.

Charlie nunca pensó que podría gustarle a Nick, pero resulta que ahora son pareja. De forma oficial. Pero no solo eso, también cree que está preparado para decirle esas dos palabras que le provocan vértigo: te quiero.

Nick siente lo mismo que Charlie, pero también tiene un montón de pensamientos rondándole la cabeza: además de plantearse decirle a su padre que tiene novio, cree que Charlie tiene un trastorno de la alimentación.

Las semanas pasan y, en este nuevo curso escolar, Charlie y Nick están a punto de aprender qué significa el amor.

En este cuarto volumen de la serie Heartstopper, la autora Alice Oseman nos sumerje de nuevo en las vidas de Nick y Charlie, junto al resto de su familia y amigos durante las vacaciones de verano y la vuelta a clases. En esta caurta parte de la serie de novelas gráficas, nos adentramos en el momento del primer te quiero, algo que a Charlie le da mucho miedo decir y que le causa mucho agobio, a pesar de que llevan juntos varios meses y de que a Nick le encante estar con él y pasar el máximo tiempo juntos sin importar que la gente sepa que son pareja.

A lo largo de la historia, se muestra de forma amable y respetuosa el tema de la salud mental y los trastornos de la alimentación, y lo dificil que resulta a veces hablar las cosas importantes con las personas que más quieres, así como de las dudas sobre como hablar de tus problemas mentales con tu familia, con tus amigos, el miedo a perder lo que más quieres, las situaciones que trae consigo tener un problema de alimentación y lo necesario que es tener a varias personas que te ayuden a superarlo. Todo esto se plantea en las páginas de la historia, contandonos con detalle y mucho respeto como Charlie se enfrenta a todo esto y Nick trata de ayudarlo en todo lo que puede. 

También descubrimos curiosidades sobre las relaciones de los otros personajes como la de los profesores que les acompañaron en el viaje a Paris y sigue las de sus amigos que empezaron en los anteriores volumenes, dejandonos ver un poco más de sus vidas y contandonos como les va.

El ritmo de la historia es ágil y ameno, se lee rápido y los dibujos están llenos de detalles y bien bien realizados, haciendo que sea más fácil adentrarse en la historia de Nick, Charlie y el resto de sus amigos y familiares. 

Los personajes continuan estando muy bien construidos, con una personalidad clara. En este volumen, el penultimo de la serie de novelas, Nick y Charlie aprenden lo que es el amor, lo que es estar ahí para la otra persona cuando las cosas se complican y aprendiendo una valiosa lección de lo importante que es escuchar a los demás. Los personajes se rien, lloran, pasan los días de verano en la playa, pasean, disfrutan de estar juntos y de pasarlo bien. 

En este cuarto episodio de la historia, también hay incluido material adicional: perfiles de los personajes, una historia corta sobre dos personajes que están saliendo juntos y que ya conocimos en el anterior volumen de la historia y los perfiles de redes sociales de algunos de los amigos de Nick y Charlie.

En mi opinión, este volumen se adentra un poco más en las vidas de Nick y Charlie mostrandonos partes que en anteriores novelas no estaban tan presentes. Sin duda, una lectura recomendada, sobretodo ahora que dentro de unos días Netflix estrena la serie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 − 2 =