Reseña LA NITROGLICERINA QUE SE ENAMORÓ DEL FUEGO

«¿Quién no ha querido empezar de cero?

Vega y Jeaninne se enamoraron a una velocidad de vértigo, algo que no les gustó a quienes las habían convertido en lo que eran: ejecutoras.

Y, para una ejecutora, enamorarse es una distracción. Una que no podían permitirse.

Por ello, Jeaninne fue eliminada del programa

Y el 2 de octubre de 2018, cuando Vega pierde la esperanza de volver a ver a su amada, decide que conocerá la verdad en el que será su último encargo.

Pero el destino es caprichoso, y quienes mueven sus hilos lo son todavía más.

El amor es un arma de destrucción masiva».

Que la escritura de Silvia es una obra de arte no es algo desconocido para quienes hemos leído algo suyo. Con esta novelette se ha sacado una espinita que llevaba clavada, nos ha abierto su alma y ha dejado que hurguemos en ella. Así que, sin más dilación, pasemos a analizar la trama y los personajes.

Al ser una historia cortita, no existe una realidad muy intrincada, pero no por ello menos intensa. La novelette tiene como protagonista a Vega, cuyo objetivo principal es vengarse de aquellos que destruyeron su felicidad junto a Jeannine. Sin embargo, a medida que avanza la lectura, descubrimos que no será tan sencillo y nuestras preguntas se verán respondidas de la forma más inesperada.

Vega es una mujer de veintisiete años fuerte, con los pies en el suelo y una amante apasionada. No se nos da muchos detalles de su físico, ya que su trabajo la obliga a cambiar de peluca y lentillas, así que cualquiera de nosotros podría ser ella. Alguien que lo ha perdido todo justo cuando acaba de encontrarlo.

A Jeannine la conocemos por la descripción que Vega hace de ella: una chica aparentemente frágil, pero capaz de encender hasta la mecha más apagada. Supone el punto de inflexión para que Vega actúe como lo hace. Su repentina desaparición condiciona toda la historia.

Mediante la novelette, descubrimos el lado más oscuro de Silvia, ese guarda un gran potencial en torno al thriller y el misterio. En pocas páginas, ha sabido condensar varios géneros y ha enviado un mensaje muy claro: que por amor, el verdadero, se llega hasta donde sea necesario; y que una sola persona puede cambiar nuestra forma de vernos a nosotros mismos.

Como digo, leer a Silvia siempre es un regalo y garantía de calidad. Sin duda, os recomiendo que os paséis por la historia, pero cuidado, no os vayáis a quemar con los secretos que descubráis.

Enlace de compra: La nitroglicerina que se enamoro del fuego

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 3 =