Reseña JUDITH

«¿Qué serías capaz de hacer por amor? ¿Cómo decir que es imposible si no lo intentas?

Este libro, inspirado en hechos reales, narra la historia de una mujer, Judith, que vive atrapada en el conformismo de una vida acomodada. Un accidente de tráfico hará que despierte en la cama de un hospital junto al recuerdo de un amor que creía olvidado.
Sin poder quitárselo de la cabeza, tendrá que decidir si seguir con su monótona vida o luchar por su primer amor».

David Barberá ha transformado lo que podía ser una bonita novela romántica en algo totalmente oscuro. Judith es lo que muestra su portada: que incluso un envoltorio hermoso puede guardar dentro el más horrible de los destinos.

Estamos ante una novela corta, de apenas 122 páginas, en la que David nos cuenta la historia de Judith, una joven artista que sufre un accidente de coche. Tiene suerte, pues apenas le quedan secuelas, pero son suficientes para mantenerla medicada durante un tiempo. Mientras tanto, Borja, su marido, continúa su vida dedicándole más tiempo al trabajo que a su hogar y su esposa, algo que hace que Judith diga basta y decida buscar a alguien que sepa comprenderla: Hugo, su amor de la adolescencia. Sin embargo, las cosas no irán como ella desea y deberá tomar una decisión sobre qué paso dar a continuación.

Judith procede de una familia sencilla y algo desestructurada. Tiene una mente creativa, pisoteada por las obligaciones de cualquier empresario. Al principio la vemos como alguien dulce, que se refugia en sus amigas Elena y Alicia para superar el hecho de que no puede hacer vida normal por completo. Borja se nos presenta como un ejecutivo que piensa más que siente, el perrito faldero de su padre que busca heredar la empresa familiar para mantener todos los lujos de los que se rodea. Es alguien que debe mantener el canon de su familia por encima de cualquier cosa.

Lo que más me ha gustado de los personajes, en especial de Judith, es cómo el transcurso de los acontecimientos varía su forma de ver el mundo. Me resulta fascinante la manera en que David ha descrito los cambios de personalidad que sufre, cada vez más constantemente. Toca temas muy delicados en la obra, pero con sutileza y suavidad. El toque crudo se lo da la protagonista con ese giro dramático al final de la historia.

Leer a David es disfrutar de una novela que te va atrapando poco a poco, igual que una araña a su presa. Ha tejido una red con sus letras y ha creado una obra que conmueve, fascina y te atraviesa hasta el último punto. No estamos ante un romance, sino ante un thriller oscuro, sediento de mentes lectoras a quienes les apasione desgranar la historia poco a poco.

Enlace de compra: Judith

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + 1 =