Atomka, Franck Thilliez. 

Sinopsis 

Pocos días antes de Navidad, un suceso de gran envergadura irrumpe en las vidas de la teniente Lucie Hennebelle y el comisario Franck Sharko. Aparece el cadáver del periodista Christophe Gamblin encerrado en el congelador de su casa, y su compañera, que se encuentra realizando un viaje de investigación del que nadie conoce los detalles, desaparece. Sólo queda de ella el pequeño rastro de su nombre garabateado en un papel que lleva un niño vagabundo y muy enfermo. Al mismo tiempo, un antiguo caso de mujeres secuestradas reaparece: una serie de muchachas son arrojadas vivas pero inconscientes a lagos prácticamente congelados, y rescatadas in extremis gracias a varias llamadas anónimas. Las señales de un asesino brutal obsesionado con la hipotermia arrastrarán a Lucie y a Sharko hacia la zona prohibida de un lugar aterrador y devastado, Chernóbil. 

Reseña 

Este libro es la continuación de Gataca, aunque se puede leer individualmente sin ningún problema, aunque si es cierto, que nos ayudará a conocer la trayectoria de Hennebelle y Sharko.  

Thilliez tiene una forma de escribir que te atrapa de principio a fin y te envuelve en una vorágine de tensión y angustia, porque pone en peligro constante a los personajes, cabe destacar su magnífica documentación, se nota que se lo toma muy en serio. 

Durante la historia, nos recuerda un suceso trágico que tuvo lugar no hace tanto tiempo y que todavía está latente, mientras investigan este caso, vuelve a salir a la luz El ángel rojo, alguien que destrozó la vida de Franck Sharko. 

Personalmente, me ha encantado descubrir de lo que es capaz el ser humano para conseguir sus objetivos, sin importarle las terribles consecuencias que ello conlleva, también, ver la parte menos amable de París, quizás idealizada por todos en esa estampa romántica de la torre Eiffel. 

Lucie, tiene un peso muy grande en esta saga y una herida abierta que jamás podrá cerrarse del todo. 

Cada uno de los protagonistas tiene su propia voz, puede que los odies o los ames e incluso te sean indiferentes, es magnífico ver como son tan distintos entre sí, pasando de la calma de Robillard al ímpetu de Sharko, siendo Lucie el camino intermedio entre ambos. 

En cuanto a los villanos, son personas que nos podríamos cruzar con ellos por la calle y en concreto en esta historia, nunca imaginas como alguien que se aparta a una vida espiritual puede guardar planes maquiavélicos. 

Es un libro que me ha encantado, si bien, hay veces que puede cansar el tema de la documentación, porque el autor describe hasta el mínimo detalle, sin embargo, para mí no ha sido algo muy cargante, cabe decir que intercambia capítulos cortos con largos, haciendo la lectura más amena. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 3 =