Las hijas del frío, Camilla Läckberg 

Fjälbacka, época actual. La escritora Erica Falck y su pareja, el detective Patrick Herdström, acaban de tener una hija, pero a pesar de la alegría que trae la pequeña al hogar, la pareja debe hacer frente a toda una serie de nuevas preocupaciones. 

 La niña llora mucho, su madre sufre una depresión posparto y Patrick está constantemente cansado. Afortunadamente, Erica encuentra mucho apoyo en Charlotte, madre de Sara, una niña de siete años, pero entonces se produce un terrible drama: un pescador halla el cadáver de la pequeña en el mar. 

Al principio, todo apunta a que se trata de un accidente, sin embargo, la autopsia revela que la niña fue ahogada en una bañera antes de ser arrojada al mar..La abuela de la víctima acusa inmediatamente a Kaj, un vecino malhumorado con el que la familia mantiene un grave enfrentamiento desde hace años. Cuando a los pocos días otro niño es atacado, el pánico cunde en la pequeña población de Fjälbacka y Patrick, muy afectado por este caso que parece complicarse por momentos, llega incluso a temer por la seguridad de su propia hija. 

Strömbad, 1923. La joven y bella Agnes, hija de un rico empresario, se encapricha de Anders, uno de los trabajadores de su padre, y se queda embarazada, lo que da lugar a una serie de acontecimientos terribles y dramáticos cuyas consecuencias se arrastran hasta el presente. 

Tan solo gracias a su gran constancia, el infatigable detective, Patrick logra finalmente establecer los lazos entre esa trágica historia de conflictos familiares del pasado y el crimen ocurrido en la actualidad. 

Reseña 

El libro está escrito en tercera persona, en narrador omnisciente, se trata de una lectura ágil, la autora te lleva de la mano durante toda la trama entre dos historias entrelazadas, que poco a poco se resuelve de manera sorprendente. 

La forma en que se aborda la recién estrenada maternidad de Erica me parece muy real, algo, que en otras lecturas se edulcora. 

Creo que, al vivir en un pueblo pequeño, me he identificado en muchas situaciones descritas, como la forma de afrontar el asesinato de una niña a la que todos conocen, Läckberg, sabe plasmar muy bien esas emociones y no solo eso, te mete de lleno en la trama, llevándote de la mano entre dos épocas, recurso, que personalmente me encanta. 

En cuanto a los protagonistas, me han parecido muy reales, como si fueran mis propios vecinos y vecinas, con sus virtudes y defectos. Si tuviera que elegir a un preferido, creo que no sería capaz, porque cada uno de ellos, otorga a la trama algo distinto. Aunque, si me ha alegrado ver a un detective alejado del típico cliché de hombre amargado por algún acontecimiento del pasado. 

El final, es de los que te dejan con la boca abierta, porque, mientras lees, te llegas a creer que el culpable es otra persona, sin embargo, cuando se descubre la verdad, te deshace todos los esquemas y es ahí, cuando encajan todas las piezas del rompecabezas. 

Y, para terminar, Camilla Läckberg, ha sido un grato descubrimiento y os animo a leer sus libros, en fin, que me ha fascinado este libro y he disfrutado de su lectura. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − cinco =