RESEÑA REINOS DE NAZTERGOS: DESTINO

«Tercer libro de la trilogía Reinos de Naztergos

Una maldición pesa sobre Amber.
Mientras trata de encontrar una cura, la joven deberá aprender a controlar sus poderes en el traicionero reino de Anlesthar a la vez que intenta aplacar a sus enemigos y aliados.
Las piezas están sobre el tablero y ella tendrá que jugar la partida más importante de su vida; aquella que sellará su destino para siempre.
¿Podrá abandonar Naztergos y regresar al fin con su familia?»

La historia de Amber llega a su fin. ¡Y qué manera de acabar! Lara C. Pérez ha demostrado una vez más que sabe cómo enganchar al lector y darle un giro sorprendente a todos sus personajes, incluida la protagonista.

En Destino, conoceremos a una Amber diferente, marcada por la maldición de Lord Vidhuss. Su aprendizaje de la magia se verá envuelto en un sinfín de emociones: amor, odio, frustración, miedo… Aunque no será la única que sufra, ya que el príncipe Derestow, Tidiel, Zarek y Jedhias forman parte de su mundo y, por tanto, se verán afectados por todo lo que la rodea. Incluso Krislein aparecerá para, como siempre, ganarse nuestro odio (bueno, al menos, el mío).

Una de las cosas que más me ha gustado de esta última entrega es que se atan todos los cabos que se dejaron sueltos en Maldición. Si bien Amber ahora es consciente de su poder, tendrá que luchar contra esa voz interior que tira de ella hacia la oscuridad. Además, se encontrará sola casi todo el rato, algo que influye directamente en cómo se desarrolla su carácter y en la decisión que toma al final del libro. Por si eso fuera poco, Derestow coge el toro por los cuernos de una vez y empieza a tomar cartas en los asuntos que atañen a su reino… pero no a su corazón (en serio, me han entrado ganas de aparecer en Thenlendar y estrangularlo más de una vez, ¡cretino!). Y, tal y como ocurrió en el primer y el segundo libro, si hay un persona que se lleve mi simpatía (además de Tidiel) es Zarek. Él demuestra que no todos los brujos son oscuros, que solo manejan una parte de la magia y que pertenece también a Naztergos, como el resto de razas. Zarek es la personificación de la lucha por la inclusión.

Destino está lleno de mensajes, de emociones que son una montaña rusa, de acción y de traiciones, incluso de amores frustrados. La pluma de Lara ha conseguido que la historia de Amber quede redonda, a pesar de ese final que me ha hecho chillar (ya entenderéis por qué).

Reinos de Naztergos es una trilogía que recomiendo a todo aquel que quiera atreverse con la fantasía o a quien le gusten las historias fáciles de leer, absorbentes, adictivas y únicas. Gracias, Lara, por permitirnos viajar a esa isla mágica y empaparnos de la cultura de los humanos, los magos, las ninfas y los elfos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + doce =