UNCHARTED, el videojuego hecho película

Sony ha apostado fuerte por una de sus series de videojuegos para Play Station más famosas: Uncharted. Nathan Drake, el protagonista de la historia, podría recuperar el amor por las películas de aventuras y desafíos a lo Indiana Jones, pero con un toque más moderno y actual. Como en toda adaptación, hay elementos que proceden directamente de los videojuegos y otros que son diferentes y novedosos.

Aquí os traemos la reseña SIN SPOILERS de la película.

Tom Holland interpreta el papel del protagonista, Nathan, un chico que perdió a sus padres por causas desconocidas. Mark Wahlberg es Victor Sullivan “Sully“, a quien podríamos tildar de mentor de Nathan. Sophia Ali interpreta el papel de Chloe Fraser, otro de los personajes secundarios —aunque no por ello débiles— de la saga. Destacamos la aparición de Antonio Banderas como Santiago Moncada, un personaje nuevo que interpreta el rol de villano.

La película comienza como suele ser habitual en los videojuegos: en pleno momento de tensión. Tom Holland se separa de su papel como Spider-Man y nos muestra a alguien más serio y decidido. La película se ambienta en los inicios de Nathan como cazatesoros, por lo que se puede apreciar la evolución del personaje desde que Sully contacta con él hasta que se convierte en el Nathan Drake al que estamos acostumbrados los fans de Uncharted. Mantiene, no obstante, ese punto de sarcasmo habitual en él, lo que hace que conectemos mucho más fácilmente con la película.

La trama gira alrededor del tesoro perdido de Magallanes y Elcano durante la travesía alrededor del mundo. La aparición del hermano mayor de Nathan, Sam, es fundamental para entender los pasos que da su hermano pequeño y cuál es su conexión con Sully; digamos que le dan una vuelta de tuerca a cómo se conocen él y Nate. Tom Holland hace gala de sus habilidades acrobáticas, algo que también caracteriza al protagonista de la saga. En ocasiones, el ritmo de la película es un poco lento, pero no desconecta al público. Los giros argumentales están muy bien hilados y las escenas post créditos —hay dos, cuidado— dan a entender que este proyecto es mucho más largo de lo que pensábamos.

Respecto a los efectos especiales y la banda sonora, destacar los guiños constantes al tema principal en los videojuegos. Las escenas de acción están muy bien construidas, y la ambientación de los distintos lugares que visitan los protagonistas está bastante conseguida —aunque he echado de menos algún que otro tiroteo, como en los videojuegos—.

En definitiva, le doy un 7/10 —soy un poco exigente, lo admito— y quedo a la espera de que la continuación sea aún mejor. Estoy segura de que cuando Tom Holland descanse y vuelva a los estudios de Sony, Nathan regresará con más fuerza y más unido a sus orígenes que nunca.

¡Recomendada para mayores de 12 años!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro + uno =