BOLSA DE PAPEL-KUN ESTÁ ENAMORADO

¡Hola a tod@s! Hoy os traigo la reseña de esta preciosa obra de dos tomos de la Editorial ODAIBA EDICIONES que he disfrutado mucho.

La historia nos presenta a Umi, una joven universitaria a la que, un día, de repente, se presenta delante de ella un chico de su misma universidad con una bolsa de papel en la cabeza y le declara su amor con un gran oso de peluche.

La chica se queda sin palabras, pero su mejor amiga le advierte al chico que se aleje de ella. Más tarde, es acosada por un chico y bolsa de papel-kun termina defendiéndola y se le cae la bolsa de la cabeza…, ¡pero reacciona rápido y logra que Umi no le vea demasiado! y ella termina dándole las gracias.

Tras ésto, la chica le propone ser amigos y se intercambian los teléfonos…, ¡es entonces cuando el chico le propone quedar! Umi, emocionada, no sabe qué esperar, y entonces descubre que el plan es pasar un día en el campo ayudando a una pareja de ancianos…, ¡y resulta que ambos lo pasan en grande!

Y es que, con lo que recogieron en la huerta, Umi prepara una quiche que le queda deliciosa, ¡y le guarda un trocito a bolsa de papel-kun, que parece estar en el cielo! Además, al chico, que no deja de impresionarla con todo tipo de espectáculos como si proviniera del mismísimo circo, le sorprende la lluvia en el parque y Umi le sugiere ir a su casa a refugiarse hasta que amaine.

Es entonces cuando bolsa de papel-kun le confiesa a Umi que estar en su casa le supera porque está muy enamorado de ella, aunque no quiere incomodarla, pero la chica insiste en que se lleve al menos una toalla para secarse. Es entonces cuando a la chica le empieza a palpitar el corazón…

Tras haberse mojado el día anterior, Umi tiene fiebre y no asiste a la universidad, y termina soñando cuando de niña conoció a un niño y éste le hizo una promesa, pero la chica necesita saber quién es bolsa de papel-kun. Además, la chica cree que el chico tiene novia y se pone celosa, ¡pero todo se trata de un malentendido!

Así, la chica, que ya no puede ocultar sus sentimientos por él, se pone bien guapa y queda con él en el parque y le confiesa que quiere que sean más que amigos, pero el chico la rechaza. Justo antes de Umi marcharse, ambos discuten y a bolsa de papel-kun se le cae la bolsa de la cabeza, revelándose por fin su identidad…

Resulta que el chico en cuestión se llama Fûya, y fue el niño que Umi recordó cuando estaba con fiebre. Volvemos al pasado a cuando Umi y Fûya eran unos niños y estaban en la misma clase. Para Fûya, fue amor a primera vista, y es que era (y sigue siendo) una persona muy tímida, pero Umi pasaba tiempo con él y se hicieron grandes amigos, pero por una cosa en concreto que ocurre, no volvieron a encontrarse, hasta que Fûya vio que iban a la misma universidad y, como le había hecho daño en el pasado, empezó a ocultarse de ella.

Tras reflexionarlo, Fûya decide dejar de esconderse y huir y está decidido a mostrarse tal como es ante Umi y pedirle perdón por el daño que le hizo en el pasado, ¡pero el chico encuentra a Umi con un atuendo precioso y se le acelera el corazón!.

Y es entonces cuando Fûya le pide perdón y le agradece que le haya aceptado tal y como es, ¡incluso le entrega un anillo! algo que deja maravillada a Umi, que le confiesa por fin sus sentimientos a Fûya y ambos empiezan a salir oficialmente, ¡Qué viva el amor!

Bueno, como he dicho antes, lo he disfrutado mucho, y es que es una historia de romance poco convencional.

Tenemos a un chico, Fûya, con una bolsa de papel en la cabeza (algo un tanto increíble) que le declara su amor a una chica, Umi. Así de pronto parece como una obsesión del chico, aunque todo viene de su pasado y de cómo quiere hacer a la chica sonreír siempre.

A medida que transcurre la trama, vemos cómo ambos se van acercando y cómo Fûya es un amor con ella y muy (demasiado) detallista y en ocasiones, bastante intenso.

Pero esa forma de preocuparse por ella, de estar ahí siempre que lo necesita y de intentar hacerla feliz constantemente es lo que hace que Umi se vaya enamorando más y más del chico. Hay que aclarar que él siempre le dice que no quiere incomodarla, incluso se aleja de ella para no meterla en problemas.

Algo que me ha parecido interesante es que no conocemos la identidad ni el rostro del chico hasta bien entrada la historia, por lo que, en ese sentido, te deja en bastante tensión tratando de descubrir cómo será.

Puede parecer la historia un tanto de acosador, pero lo cierto es que ambos son adorables juntos y se hacen mucho bien, y es que no deja de ser una historia de aceptación.

El dibujo de Riko Amaebi me parece precioso y la edición de Odaiba ediciones me parece muy bonita y colorida.

Desde aquí agradezco inmensamente a la editorial por haberme permitido la lectura de esta obra.

Si queréis leer una historia de romance atípica y divertida, os la recomiendo mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =