Camino A Belén – El Musical De Las Navidades

¡Muy buenas, seguidores de Pasaporte Akihabara! Volvemos con nuestras reseñas de cine. En esta ocasión, y gracias a Sony Pictures, hemos podido ver una de la propuestas navideñas del año: “Camino a Belén”. Se trata del debut en la dirección de Adam Anders, productor musical de series como Glee. Con un guion del propio Anders y Peter Barsocchini, la película trata la vida de José y María hasta el nacimiento de Jesús, contando con numerosas canciones. ¿Qué tal habrá salido la apuesta? Seguid leyendo y os lo cuento.

Poster oficial

Una joven que carga con una responsabilidad inimaginable. Un joven que tiene que elegir entre el amor y el honor. Un rey celoso que no se detendrá ante nada para conservar su corona. Esta aventura musical navideña mezcla melodías clásicas con humor, fe y nuevas canciones pop en una renovada versión de la historia más grande jamás contada, la historia de María y José y el nacimiento de Jesús.

Empezando por las cosas buenas, cabe destacar que las interpretaciones están bastante bien. Da la sensación de que se lo pasaron bien rodando la película. Por otro lado (y para mí, la mayor virtud de la película) son sus números musicales. Hay varias canciones durante toda la película y sus puestas en acción y las propias canciones en sí son un acierto. Son pegadizas, con grandes ritmos pop y bien interpretadas. Entrando en las cosas malas, la trama avanza a trompicones. Entre escena y escena pasa el tiempo y no sabes cuánto, ni qué ha pasado entre medias. Además, no se toma en serio en ningún momento. Vale que se trata de una comedia, pero en ocasiones es ridícula hasta provocar la risa floja. Con todo, es una película amable (aunque alejada de la “realidad” que quiere contar), divertida y con canciones que molan.

El reparto está compuesto por Fiona Palomo y Milo Manheim como María y José, Antonio Banderas como el rey Herodes, Joel Smallbone como su hijo Antípatro y Omid Djalili, Rizwan Manji y Geno Segers como Melchor, Gaspar y Baltasar respectivamente. El reparto cumple bastante bien, pero el que está en su salsa es Antonio Banderas. Se nota que se lo pasó bien, pues cada escena en la que sale la hace suya con una actuación histriónica, extravagante y grandilocuente (su canción es increíble).

Como decía antes, es una película familiar. No esperéis ver gran semejanza con la historia “real”, pero es entretenida, divertida, con buenas canciones y dura 1 hora y 38, así que es una buena opción para ver en cines a partir de este 15 de diciembre. Os dejamos el trailer para que os entre el gusanillo. ¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =