Entrevista a la actriz Sofía Esteve

El mundo audiovisual es tan maravilloso hasta el punto que no importa la edad que tengas para tener relevancia, hay actores/actrices que desde temprana edad ya dejan claro que han nacido para subirse a un escenario. Hoy tenemos con nosotros a Sofía Esteve, una de esas actrices que desde el primer momento han tirado la puerta abajo con cada actuación.

Bienvenida a Pasaporte Akihabara, muchas gracias por aceptar la entrevista. Estamos encantados de tenerte con nosotros y poder conocer en profundidad a la gran artista que hay detrás de las redes sociales.

1. En primer lugar, ¿quién es Sofía Esteve? ¿Cómo nació tu amor por la interpretación?

  • ¡Qué difícil decir quién soy! Creo que es algo que aún estoy descubriendo. Lo que sí que puedo decir como carta de presentación es que soy una chica de 21 años nacida en Barcelona, jajajaja. Mi amor por la interpretación vino conmigo, como el que nace con los ojos marrones. Desde muy pequeña fui dando señales de que quería ser artista. Jamás quise jugar con muñecas, solo pedía micrófonos, disfraces y mis padres me recuerdan siempre bailando. Simplemente ese amor estuvo ahí siempre.

2. Si tuvieras que elegir una palabra que te defina como actriz, ¿cuál sería y porque esa palabra?

  • Definirme a mí misma como actriz en una palabra es muy difícil. No lo he pensado nunca. Creo que estoy componiéndome a partir de pedazos de toda la gente que me inspira, de quién he admirado… Como si fuera una esponja en busca de nuevas sensibilidades. Me da vértigo pensar y encasillarme en una sola palabra, así que me gusta más dejar que cada uno piense que soy lo que a ellos les haga sentir.

3. Tus primeros pasos en esta profesión fueron con 3 años en la escuela de danza clásica “Laura Esteve Centre de Dansa”. ¿Recuerdas algo de esta formación? A pesar de tener sólo 3 años.

  • Lo recuerdo con muchísimo cariño. Empecé muy pequeña pero estuve allí hasta entrada la pre-adolescencia. Siempre digo que en esa escuela me lo dieron todo: mi manera de moverme, la disciplina, mi manera de entender el arte… Allí engendre la pasión por las artes escénicas. Era una escuela muy exigente, pero con muchísimo amor por la danza. Todo lo cuidaban al detalle y eso se notaba en las clases. Muchas veces hoy en día me ocurren cosas las cuales recurro a muchas cosas de las que me enseñaron. Miro atrás, y doy las gracias de haber pasado por allí. 

4. ¿Hasta qué punto influyó el musical de La Bella y la Bestia en lo que es Sofía actualmente? ¿Qué supuso esta experiencia en tu carrera?

  • ¡En absolutamente todo! Era muy pequeña cuando mis padres me llevaron pero mantengo recuerdos de ese día, seguramente de lo mucho que me impactó. En ese momento mi pasión era exclusiva al ballet, pero algo en mi despertó. A raíz de ahí empezó a gustarme cantar e interpretar, y me pasaba horas recreando las escenas (que en ese momento veía en YouTube) del musical. Supe desde entonces que aquello era exactamente lo que quería hacer.

5. ¿Crees que el hecho de que tu madre te llevase a la escuela Coco Comín para que le dieses una oportunidad al teatro musical marcó un antes y un después en ti como actriz?

  • Hay cosas que te suceden, que con el tiempo, sabes que cambiaron completamente el rumbo de tu vida. Empezar a estudiar en Coco Comín fue definitivamente una de ellas. Yo estaba pasando una etapa complicada ya que falleció mi abuela, una persona muy importante en mi vida, y mi madre, que ya veía por dónde iba mi vocación, me llevo una tarde a la escuela. Fue su manera de ayudarme en esos momentos (¡y tanto que lo hizo!). Hice una clase de prueba, y lo que era una tarde se convirtió en años y muchas horas de formación. Estar allí me ayudo tanto a nivel personal como artístico. Si en Laura Esteve fue donde se engendró todo, en Coco Comín fue donde se desató el caos, jajajaja. Me dieron una formación maravillosa de teatro musical (donde pude hacer interpretación, canto, jazz, claqué, ballet…) y me encontré con profesores de los que he aprendido muchísimo y con grandes amigos que aún mantengo.

6. Tu primera obra en Coco Comín fue el musical Hoy no me puedo levantar, ¿qué recuerdas de esta primera experiencia? Ya que tiene un valor incalculable para ti

  • Ese primer año en Coco Comín, hice un taller del musical Hoy No Me puedo Levantar, y fue allí donde conocí a grandes compañeros, profesores y me conocí por primera vez a mí misma como artista. ¡De golpe todo lo que había soñado, lo estaba haciendo! Estuve rodeada de profesores que me animaron muchísimo y que me hicieron darme cuenta de que quizá sí era mi vocación, mi talento.

7. Un año más tarde estuviste en la obra Matilda, ¿que nos puedes contar de esta obra?

Pues fue bastante en la misma línea que el anterior taller… La diferencia es que aquí ya estaba más confiada, los profesores ya me conocían y ya me dieron un poco mas de responsabilidad… También ya conocía a la gente, y a la vez, empecé a formarme en canto en la escuela. ¡Fue súper divertido!

8. ¿Qué tal la experiencia en el musical Miss Saigon? ¿De qué va esta obra? Para todo aquel que no la conozca.

  • En Coco, independientemente de los talleres que se hacían los viernes por la tarde (que era lo que yo estaba haciendo al principio en la escuela), se cursaban unos estudios pre profesionales para los chicos y chicas que querían formarse en teatro musical más profundamente pero aún estaban en etapa de colegio y/o instituto, y aún no podían cursarlo profesionalmente. Cada año, a final de curso, estos alumnos hacen un musical en algún teatro del paral·lel, trabajando en él como si fuera una producción profesional. Ese año, iban a hacer el musical de Miss Saigón. Yo, al no estar en esta formación concreta, no iba a hacer ese musical, pero cuando se acercaron las audiciones para repartir los papeles, mi profesora de canto grupal, Rosa Maria Conesa, me llamó diciéndome que me preparara The Movie In My Mind, que querían escucharme. No sé cómo acabó ocurriendo, pero acabé haciendo el musical e interpretando a Kim en algunos temas como “The movie in my mind” y “Sun and Moon”. Me enamoré del musical. Trata sobre la relación (durante la guerra de Vietnam en los años 70) entre Kim, una joven asiática y Chris, un soldado norteamericano el cual acaba abandonándola. Me encantó conocer esta historia y toda su música. Sobretodo poder vivirlo con todos los chicos que cursaban los estudios pre-profesionales. A partir de ahí, confirmé que esto era lo que quería hacer en mi vida. Al año siguiente, ya me apunté a los estudios de Pre-Musical, donde me formé intensivamente.

9. A pesar de formarte en la escuela Coco Comín, también estuviste en el Institut del Teatre. ¿Cómo surgió la opción de esta formación? ¿Qué nos puedes contar al respecto?

  • Cuando cumplí los 18 años y ya podía hacer las pruebas de acceso, no dude en hacerlo. Tenía claro que quería formarme profesionalmente como actriz, y esta es una de las escuelas las cuales ofrecen el título oficial del grado superior de arte dramático en España. Recuerdo muy intensos los meses de las pruebas. Solo admitían a 12 alumnos en el itinerario de Teatro Musical y es muchísima gente la que se presenta cada año. Estudié muchísimo y después de pasar muchos nervios y esperar mucho, entré en la escuela.
  • La intensidad de las pruebas siento que fueron un reflejo de lo que luego es la formación. Son 4 años de carrera los cuales te pasas todo el día allí dentro estudiando. De 8:30h de la mañana a 19h de la tarde… Mi intención siempre ha sido acabar la carrera, pero a veces la vida te lleva por otros lados. Hice el primer curso, el segundo, y a puertas de empezar el tercero, me llamaron de El Fantasma de la Ópera para formar parte de la producción.

10. A raíz de estos pasos que has ido dando actualmente, hoy formas parte de la increíble obra El Fantasma de la Ópera. ¿Cómo fue el proceso de elección? ¿Qué nos puedes contar al respecto?

  • Cuando se publicaron las audiciones recuerdo que me emocioné muchísimo, ya que este es uno de mis musicales preferidos. Envié todo el material y a las semanas recibí la citación para las pruebas presenciales en Madrid. Una parte de mi quería que me cogieran, ya que era mi sueño, pero a la vez fui tranquila. Como he explicado antes, mi intención era acabar la carrera.. Por suerte soy muy joven y no tenía aún ninguna necesidad de saltar al mundo profesional tan rápido. Aún así me las preparé con mucho cariño y fui dando lo mejor de mí. Pasé por diferentes fases, donde tenía que cantar, bailar… En mi caso, hubo un punto en el que me quedé por el camino. A pesar de pasar fases, recibí el temido “no” al que nos enfrentamos los actores. ¡Gajes del oficio! Volví a Barcelona muy contenta y para mí vivir la experiencia y el haber llegado donde llegué, fue todo un logro.  Como siempre, las cosas cambian de un momento a otro, y meses después, recibí una llamada de la directora de casting (ahora nuestra directora residente) diciéndome que necesitaban a una chica para el elenco. Volví a hacer una pequeña audición y a los pocos días me encontré cambiando mi vida de arriba a abajo. Me mudé a Madrid en tiempo récord y entré en plena vorágine de ensayos.

11. ¿Qué personaje interpretas? ¿Se sabe hasta cuándo se podrá disfrutar de la obra en Madrid?

  • Interpreto a una de las bailarinas de la Ópera Popularie. También soy una de las cover del personaje de Meg Giry.
  • Esta temporada termina el 26 de mayo pero volveremos el 27 de septiembre al Teatro Albéniz, pero antes, estaremos del 14 de agosto al 15 de septiembre en el Teatro Arriaga de Bilbao.

12. ¿Qué tal esta siendo la experiencia en esta obra? Ya que es tu primera experiencia profesionalmente hablando

  • Está siendo una de las mejores experiencias que jamás he vivido. Siempre digo que desde que llegué a Madrid he crecido 30 años de golpe, jajajaja. Hay días que caigo a tierra y me doy cuenta de la magnitud de lo que implica formar en una producción así. Aún no me lo creo. Dejando atrás la parte obvia, que es aprender muchísimo a nivel profesional y poner en marcha cada día todas las herramientas que he aprendido con el tiempo, estoy aprendiendo qué tipo de profesional quiero ser. Cómo quiero ser con mis compañeros, y qué puedo dar yo como actriz y como compañera de trabajo. Al final te das cuenta de que eso es lo esencial. Saber y querer formar equipo con todo el mundo con quién trabajas. Me siento sobretodo muy agradecida por la oportunidad y agradecida con todo el mundo que forma parte de El Fantasma de la Ópera. Estoy aprendiendo cada día de ellos.

13. También te apasiona el flamenco, ¿sigues con este hobbie a día de hoy o con las funciones de teatro es imposible?

  • ¡Me gusta muchísimo bailar flamenco! Estuve aproximadamente un año haciendo clases y lo disfruté muchísimo, pero es cierto que ahora mismo me es muy complicado retomarlo. ¡No descarto por eso volver a tomar clases en algún momento!

14. Aparte de esto también te interesa el canto, ¿qué tipo de formación has tenido para perfeccionar este ámbito?

  • Empecé con 13 años a tomar clases de canto en Coco Comín con Rosa María Conesa. Estuve con ella muchos años hasta que entré en el Institut del Teatre donde, dentro del plan de estudios, se impartían también clases particulares. Ahora que estoy en Madrid, continúo formándome en canto semanalmente con Miguel Ángel Mota. Si te dedicas (o quieres dedicarte) al teatro musical, creo que es esencial formarse en canto y ser muy constante. Al igual que un atleta prepara y entrena su cuerpo para la ocasión, el cantante tiene que hacer lo mismo con su voz.

15. ¿En algún momento te gustaría probar suerte en el mundo audiovisual con alguna serie, película o cortometraje? ¿Y con el mundo del doblaje?

  • Me gustaría muchísimo. Llevo años queriendo formarme profesionalmente en el mundo del doblaje, pero nunca encuentro el momento. Aún así, sé que tarde o temprano lo haré, es otra de mis pasiones y me encantaría poder dedicarme a ese sector. El mundo audiovisual lo he tocado muy poquito, pero me gusta mucho también. Se trabaja muy diferente al teatro, por eso lo encuentro muy interesante. Estoy completamente abierta a todo lo que implique poder ponerle voz y alma a explicar una historia.

16. Por último cuéntanos dónde te podemos seguir en redes sociales para estar atentos a tus futuros proyectos de interpretación

  • Me podéis seguir en Instagram, @sofiaestevelora.

Esperamos que te hayas sentido cómoda en todo momento respondiendo las preguntas y estaremos encantados de volver a tenerte en el futuro, porque Pasaporte Akihabara es tu casa y tienes las puertas abiertas siempre que quieras. De nuevo, muchas gracias por todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 2 =