SMILE: LA SONRISA CON LA QUE SOÑARÁS ESTA NOCHE.

Es la película de terror que está arrasando actualmente en los cines y que viene para quedarse en nuestra retina una buena temporada. Dirigida por Parker Finn (conocido por los cortometrajes “The Hidebehind” y “Laura hasn’t slept”, pero debutando ahora con este largometraje y como ópera prima). Esta cinta de terror/thriller psicológico llegó a nuestras salas de cine desde el pasado viernes, 30 de septiembre. Así que, si aún no habéis ido a verla, os recomiendo que vayáis a descubrirla. Y, si aún no estás convencido del todo, quédate a leer más sobre ella. ¡Comencemos!

Si bien, no es la película de terror de nuestra vida (o sí, en la variedad está el gusto), sí es una película que sabe perfectamente qué quiere, qué objetivo tiene y cómo contarlo y llegar a ello. Cuenta con una duración de 115 minutos, producida por Temple Hill y Paramount Players, y distribuida por Paramount Pictures. Fotografía de Charlie Sarroff y BSO de Cristobal Tapia de Veer (“Black mirror”, “Utopia”). Ya os voy diciendo que el sonido de esta película es abrumante, cuanto menos. Es el típico sonido que te entra por los oídos y retumba en tu mente durante varios minutos. Sí, de esos que si te acuerdas a solas de noche en tu cama, te da muy mal rollo.

Con un presupuesto de 17 millones de dólares consiguen regalarnos esta buenísima cinta que, no solo entretiene al espectador, sino que lo deja pegado al asiento aguantando a ratos la respiración incluso. Está repleta de recursos y clichés que ya hemos visto en muchas otras del género por lo que, a priori, tampoco nos enseña nada que no hayamos visto ya. De hecho, conseguí ver claras referencias a “It follows” , “Verdad o reto” o “The ring” entre otras. 

Protagonizada por Sosie Bacon (hija de Kevin Bacon y Kyra Sedgwick) y contando también en el cast con: Jessie T.Usher, (“The Boys”), Kyle Gallner (“Scream“, 2022) o Kal Penn (“House MD”), entre otras caras que reconoceremos más que de sobra.

Sinopsis: La Dr. Rose Cotter (Sosie Bacon), que trabaja como psiquiatra en una institución, presencia un evento extraño y traumático en consulta con una paciente. A raíz de esto, comienza a experimentar diversos acontecimientos terroríficos que se apoderan de su bienestar y de su día a día. Para poder sobrevivir a ello, tendrá que echar vista atrás a su pasado, a otras circunstancias traumáticas que vivió en su infancia y enfrentarse a su propia mente.

Buenas interpretaciones que hacen que sufras con ellos los acontecimientos que van sucediendo con pura adrenalina. Pero no solo los actores te harán pasar un mal rato, puesto que el equipo detrás de este largometraje ha sabido usar bien sus cartas: el sonido, como ya he dicho antes, es totalmente aterrador. Ya sólo con el uso del mismo en los créditos iniciales (cuidado las personas fotosensibles a la presentación del título) y finales son suficientes para crearte ese malestar o mal rollo que te dura un buen rato. Y luego, por otra parte, juega con ejes de cámara en planos que hacen que te sientas en escena, sufriendo la terrible tensión del momento.

La fotografía de esta película me parece muy interesante, curiosa, con colores que acompañan a la estética de la película. El uso de planos inclinados, boca abajo o incluso aquellos que hacen darte cuenta de que, al fondo de la habitación, se esconde algo entre las sombras que te sonríe. También utiliza muchos planos mantenidos que animan al momento a ser más tenso si cabe aún. En resumidas cuentas: estéticamente cuidada, con colores acordes, bonita visualmente de ver aunque creáis que no.

No es novedosa en recursos, como ya he dicho anteriormente, y los muchos jumpscares con los que cuenta son en su mayoría predecibles (y más aún si estás acostumbrado a ver cine de terror, ya que te das cuenta de que te anticipan a los sustos), pero que son curiosa y especialmente efectivos. Aún así, vi a bastante gente “pegar botes” en sus butacas, por lo que si te gusta pasar un ratejo de buenos sustos y momentos tensos, agárrate bien al asiento con esta película.

A mí personalmente me parece la mezcla perfecta de terror sobrenatural y salud mental. Una buena cinta de terror actual que no pretende destacar por encima de nada, es lo que la hace especial o única. Muy entretenida en general, no decae en ningún momento. Os la recomiendo, pero sobre todo, os recomiendo vivir la experiencia en una sala de cine.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + seis =