Corazones malheridos, un romance enemies to lovers a fuego lento.

Cassie y Luke no podrían ser más diferentes. Cassie trabaja en un bar y persigue su sueño de convertirse en cantante. Luke está a punto de embarcarse para el servicio militar. Pero un encuentro casual en el bar de Cassie cambia el curso de sus vidas.

Corazones malheridos es la nueva película de Netflix, un drama romántico basado en el libro Purple Hearts de Tess Wakefield, aunque con algunas diferencias. La historia comienza mostrándonos a Cassie, cantando y componiendo mientras espera que el bar en el que trabaja abra y le toque ponerse a trabajar sirviendo mesas y cantando junto a su grupo.

Durante su jornada en el bar, Cassie que sufre de diabetes tipo 1 desde hace seis meses, se ausenta para ponerse insulina y acudir a una farmacia para conseguir más dosis ya que no le quedan y no puede vivir sin ellas. Y se entera de que no puede comprarlas, ya que no tiene dinero suficiente para poder pagar ninguna de las dos tipos de dosis que le hacen falta.

Cuando vuelve al trabajo se encuentra con un amigo, que es militar y con su grupo que se marchan en unos días. Y les escucha hablar de como la esposa de un militar tiene acceso gratuito a tratamiento médico algo que le hace pensar, pero no le caen bien ninguno de los militares que están en el bar y menos aún sus bromas machistas y sus opiniones.

La historia cambia cuando decide casarse con Luke, con quién no se lleva bien ya que tienen opiniones demasiado diferentes sobre las cosas. Cassie tiene claro cuales son sus principios y no va a cambiarlos por nadie, cree en si misma y en un mundo mejor que en el que viven. Mientras que Luke busca recuperar su relación con su padre y su respeto por culpa de un pasado demasiado turbulento.

La historia es un perfecto enemies to lovers, que se cuece a fuego lento mientras vemos como se van enamorando a pesar de ser tan diferentes. Ni si quiera ellos mismos van dándose cuenta de cuanto se quieren hasta que las cosas se complican y tienen que cuidar el uno del otro. Corazones malheridos es una historia dura pero necesaria, que nos cuenta la vida de dos personas muy diferentes que empiezan necesitándose por dinero pero que acaban haciéndolo porque no pueden vivir el uno sin el otro.

Cassie adora la música y se desvive por ella, cantando en el bar y luchando por que su grupo y su voz lleguen alto y consigan lo que tanto desean tanto ella como sus compañeros de banda. La película nos habla de mantenerse frío cuando hace falta, de tener miedo, del futuro, de luchar por lo que crees. Mezcla la historia de amor de Cassie y Luke con escenas de violencia en la guerra de Irak, con la enfermedad de ella y las secuelas que le causa su trabajo a Luke.

El reparto de la misma esta encabezado por Sofia Carson (Siente el ritmo) que además coescribió y canto la banda sonora original de la película, junto a Nicholas Galitzine (Rojo, blanco y sangre azul), Kendall Chappbell (The sleep: survival horror), Chosen Jacobs (Sneakerella), John Harlan Kim (Nancy Drew), Kat Cunning (The Deuce: las crónicas de Times Square) y Linden Ashby (Teen Worf: la película) entre otros. Todos ellos actúan de manera brillante en una cinta sin duda que te hará sonreír y llorar e incluso reír en algunas escenas.

Con una historia de amor, que nos habla de patriotismo y de creer en ti y en el amor. Sin duda una recomendación que te hará pasar un buen rato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × cinco =