Miércoles, vuelve la familia Addams.

Mientras asiste a la Academia Nevermore, Miércoles Addams intenta dominar su incipiente habilidad psíquica, frustrar una ola de asesinatos y resolver el misterio que envolvió a sus padres 25 años atrás.

La semana pasada Netflix estrenó la nueva serie sobre la familia Addams, en este caso centrada en Miércoles, la hija de la familia que regresa para contarnos nuevas historias.

La serie comienza con Miércoles atormentando a quienes se han metido con su hermano Pugsley en el instituto, buscando venganza a su manera. Echando pirañas en la piscina mientras ellos están dentro y provocando de esta manera su expulsión de otro instituto. Esto la lleva al internado Nevermore, donde sus padres se conocieron y que es un lugar en el que estudian vampiros, hombres lobo y sirenas entre otros seres mágicos.

La serie está compuesta por ocho capítulos y nos va mostrando a una Miércoles fiel a si misma, con miedo a los sentimientos, a los colores que no sean una escala de blancos, grises y negros y a la que no le importa lo que los demás piensen de ella. En cada episodio podemos ver a una Miércoles que intenta hacer las cosas a su manera ignorando al resto del mundo y como intenta controlar su nueva habilidad psíquica, algo que le traerá más de un problema y que la pondrá en peligro sin buscarlo.

A la vez que lidia con ello, podemos ver una evolución del personaje muy bien llevada y nada forzada, en la que hay algunos guiños muy sutiles a las producciones anteriores de los años noventa. La protagonista se enfrenta a sus miedos, a los demás estudiantes, a personajes que no se fían de ella y a otros que solo desean ser sus amigos aunque ella sea reacia a ello.

La serie nos muestra a una Miércoles Addams adolescente que odia los abrazos, adora escribir (aunque no quieran publicar sus historias) y que es una chica muy inteligente. Además odia el nuevo internado y a su manera echa de menos a su familia. Durante su estancia en Nevermore la acompaña Cosa, la mano que al principio va para espiarla por orden de su familia, pero a la que descubre pronto y con la que hace piña y acaba trabajando para poder resolver dos misterios: uno que sigue haciendo sombra a su familia en ese lugar y otro que amenaza con acabar con ella si no lo descubre a tiempo.

Conocemos también durante los ocho capítulos a su familia, sus problemas con su madre y a su tío Fétido, quien la anima a seguir investigando y trata de ayudarla, aunque con problemas importantes que se lo impiden, ya que intenta huir de la justicia de nuevo.

La serie es una obra maestra, cada escena y cada capítulo. Los escenarios, la ambientación y la música se unen como si se tratara de piezas de un juego para ejercitar la mente que se acaban acoplando a la perfección en sus lugares correspondientes. Está dirigida por Tim Burton junto a Miles Millar y Alfred Gough.

En ella podemos ver a una increíble Jenna Ortega (El día del sí) que ha nacido para interpretar el papel de Miércoles, junto a Christina Ricci a quien podemos recordar por hacer de Miércoles en las entregas cinematográficas de los años noventa y que en este caso interpreta a una profesora del internado Nevermore, Catherine Zeta-Jones (Ciudad de sombras), Luis Guzmán (Intergalactic), Gwendolyn Christie (Juego de tronos), Emma Myers (Girl in the basement) e Isaac Ordoñez (Un pliegue en el tiempo) entre otros que nos brindan una serie de suspense, comedia y drama con un ritmo ameno y entretenido que te mantiene intrigada hasta el final y pegado a la pantalla. La serie está disponible en Netflix.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 3 =